Empieza la renovación de TransMilenio

Fila de buses de TransMilenio
Cargando...
Cargando...

Ya están rodando 336 nuevos buses, los primeros de 1441,

entre Articulados y Biarticulados.

con:

cámaras
Motores de bajo impacto ambiental
Sillas laterales
Más espacio preferencial

Sillas laterales

Pago de 4 salarios diarios
La flota eléctrica más grande de Latinoamérica
Logo de TransMilenio el corazón de Bogotá
Logo Alcaldía Mayor de Bogotá

#TransMilenioElCorazóndeBogotá

Pintando Bus de TransMilenio en la planta de Pereira

Bogotá, 27 de mayo de 2019. (@PrensaTransMilenio) María Consuelo Araújo, Gerente general de TRANSMILENIO S.A. realizó esta mañana un recorrido de acompañamiento y seguimiento al ensamblaje de los buses con tecnología a gas natural (Euro VI) que hacen parte de la flota que renovará la fase I y II de TransMilenio, en la planta Busscar.

La planta carrocera Busscar en Pereira, es la encargada de la unión de las partes del chasis y el proceso local de carrocería de 481 buses con tecnología gas natural estándar Euro VI de los 741 buses que entrarán en operación de manera gradual en los primeros días de julio de este año. 

Los motores Scania, procedentes de Suecia, son trasladados a la planta de Sao Pablo, Brasil, donde son integrados con el chasis, la suspensión, la caja automática y electrónica. En Colombia, los buses comienzan su proceso en el puerto de Cartagena con el desembarco de esta pieza integrada.

Motores nuevos para los buses con tecnología gas natural estándar Euro VI

La línea de motores Euro VI a gas natural de Scania, de 9.300 cm3, cinco cilindros, torque máximo de 1600 Nm, y una potencia máxima de 340 HP (253.3 kW), cuenta, además de su comprobado desempeño con una ventaja técnica muy importante, sus impactos positivos en la calidad del aire.

Los contaminantes que más perjudican la salud en las grandes ciudades son las emisiones de material particulado y óxidos de Nitrógeno.  Las flotas a GNV permiten una reducción del 100% de estas emisiones. Además, el bus va limpiando el aire por donde va pasando, con lo que se inicia una nueva era en el sistema de transporte en Bogotá. Los motores de Scania no solo cumplen la normatividad Euro VI, sino que emiten un 70% menos de lo exigido por esta normativa.

“La cuenta regresiva ha iniciado y estamos muy orgullosos porque Bogotá será la quinta ciudad del mundo y la primera en el país con una flota limpia en los sistemas BRT (Buses de transito rápido). Hoy estamos haciendo un acompañamiento desde las instalaciones de  la planta donde se está ensamblando más del 60% de la nueva flota a Gas natural que empezará a operar los primero días de julio en Bogotá. Esta nueva flota llega a transformar significativamente la calidad del servicio y la experiencia de todos los usuarios de TransMilenio, además  es un hito en los sistemas de transporte masivos de Colombia”. Aseguró María Consuelo Araújo, gerente general de TRANSMILENIO S.A.

Por su parte para Rodolfo Anaya, presidente de Vanti, compañía seleccionada por los operadores para el servicio de distribución y suministro de gas natural en el sistema de Transmilenio, “la presencia de estos buses en la capital del país ratifica que este combustible es el camino que Colombia debe seguir para potenciar el crecimiento del sector transporte y asegurar el bienestar de la sociedad”.  Así mismo, Destacó que este es un producto seguro, competitivo, que mejora la calidad del aire al reducir el 100% de las emisiones que afectan la salud y al generar un 50% menos de ruido y vibraciones que la flota actual.

Para Roberto Gálvez Montealegre, presidente de Busscar, “Somos una empresa Colombiana inspiradora, caracterizada por su persistencia, innovación y responsabilidad social, afrontó el reto de fabricar la flota más grande de Colombia a gas Euro 6 aportando a Bogotá y a el país un sistema de transporte moderno, tecnológico y amigable con el Medio ambiente. Adicional, 1400 familias más se encargan cada día de fabricar carrocerías Confiables que protegen vidas, BUSSCAR tiene su ADN, su estilo y sin duda está dejando huellas en el sector automotriz”.

El chasis a gas natural Euro VI presenta un nuevo concepto de bus urbano que fortalece la oferta completa para sistemas de transporte, desarrollado para superar todas las expectativas de seguridad, comodidad, potencia y movilidad, tanto de los usuarios como para el conductor.

Su capacidad es hasta de 250 pasajeros, el equivalente a 125 automóviles con dos pasajeros y es considerado de alto rendimiento y económico, tanto en el consumo de combustible, como en el mantenimiento optimizado.

El desarrollo tecnológico de Scania para tener la disponibilidad de motores Euro VI, permite que estos buses estén equipados con un avanzado control electrónico de combustible, que realiza ajustes de acuerdo con la carga, altura sobre el nivel del mar, modo de manejo del conductor, entre otros, lo que permite que esta tecnología genere ahorros en combustible superiores al 25% frente a la operación tradicional.

Bus de TransMilenio ensamblado en la planta de Pereira

Una vez finalizado el proceso de estructura, montaje externo (todas las partes de fibra) e instalación de cilindros, líneas de alta presión y tanques de almacenamiento de combustible marca Faber Tipo 4 en fibra de carbono ultralivianos, los buses son llevados a la etapa de inspección y lavado. Luego de esto, se realiza una revisión para comprobar que no tenga ninguna abolladura o daño, dando paso al proceso de pintura y de funcionamiento interno, donde se instala todo el cableado eléctrico, luces, asientos, paneles interiores de las puertas, embrague, frenos, acelerador y ventanas. Adicional, se incorporan los sistemas de circuitos cerrados de televisión en cada bus, de acuerdo con las especificaciones de la licitación.

Después de cinco semanas de trabajo por bus, el proceso de ensamblaje termina con la prueba de manejo, en la cual el vehículo es puesto en marcha y conducido a un área de verificación para asegurar que cumple con los estándares de calidad apropiados del fabricante.

El recorrido de cada bus por carretera desde la capital de Risaralda incluye el gran reto de superar los 3.250 metros sobre el nivel del mar del tramo entre Cajamarca, Tolima, y Calarcá, Quindío, conocido como el Alto de La Línea, una de las carreteras y puntos geográficos más exigentes del país, debido a sus curvas prominentemente cerradas, pendientes en extremo exigentes y neblina permanente. Esta es una prueba adicional que demuestra que la potencia y desempeño de los buses no se disminuye con el gas.

Otros aspectos destacados por conductores que han operado los buses Scania a gas natural, con estándar de emisiones Euro VI, son su excelente desempeño de aceleración, frenado, dirección y maniobrabilidad.

La entrega de buses a gas natural se realizará durante todo el año, hasta completar la totalidad de la flota en marzo de 2020 con el bus número 741 a gas natural Euro VI, responsable con el ambiente.

#NosRenovamos

Chatarrización bus de TM de fase II

  • TRANSMILENIO S.A. y las demás autoridades competentes, realizan un acompañamiento a este proceso, dadas las características de la flota y por la importancia que tuvo para el servicio que prestó a los bogotanos durante 19 años.
  • Como parte del proceso final de las concesiones de Fases I y II del Sistema, los concesionarios empezarán a chatarrizar cerca de 1.200 buses durante un año. Esta chatarrización será proporcional al ingreso a la operación de la nueva flota.
  • Sidenal, es una de las dos desintegradoras habilitadas por la Secretaría de Movilidad para realizar este proceso, que con anticipación cumplió con una serie de diversos requisitos, con esto los concesionarios podrán generar el proceso de chatarrización de los buses del componente troncal de TransMilenio.
  • Es un beneficio en pro de la calidad del aire, en la medida en que la flota que será chatarrizada de estándar Euro II, III y IV, será reemplazada por vehículos con tecnologías de bajas emisiones y amigables con el ambiente.

La administración del alcalde Enrique Peñalosa y TRANSMILENIO S.A., le cumplen a Bogotá con la renovación de la flota de las Fases I y II del Sistema, que representa el 70% de los buses del componente troncal. Asimismo, de manera responsable el Distrito en cabeza de la Secretaría de Movilidad, es quien habilita el proceso de chatarrización de más de 1.200 vehículos, que serán desintegrados gradualmente a medida que ingresa la nueva flota.

Cabe resaltar que desde el inicio de la operación del Sistema de transporte masivo TransMilenio en el año 2000, no se había realizado un proceso de chatarrización de los buses Articulados de manera formal. De acuerdo con lo anterior, es vital para la capital la renovación de estos vehículos debido a que ya se encuentran al borde del cumplimiento de su vida útil técnica, determinada por los fabricantes de los vehículos.

Si bien, los vehículos dejan de pertenecer al Sistema de transporte masivo TransMilenio desde el momento en que se formaliza su desvinculación administrativa, estos van a ser chatarrizados entendiendo que fueron parte del Sistema y porque garantiza la finalización del ciclo de vida de estos buses y su disposición final conforme a la normatividad vigente.

Por otro lado, permite iniciar un proceso de modernización de la flota en el Sistema de transporte público, logrando mejoras en las condiciones ambientales y energéticas de la ciudad. Adicional a ello mejorará la seguridad vial y confiabilidad en la prestación del servicio, en la medida que disminuirá el número de vehículos con fallas técnicas en la vía.  

Este proceso no tiene costo para el Distrito, ni para los ciudadanos. La desintegradora es quien asume los costos según el peso del vehículo, para luego reprocesarlo y convertirlo en componentes metálicos como varillas, alambres y en general material insumo para construcción.

Para lograr este proceso, se cuenta con la colaboración de diferentes actores como son la Secretaría Distrital de Movilidad junto con su concesionario SIM, los concesionarios de operación del Sistema que están terminando su operación, las empresas desintegradoras (DIACO y SIDENAL), los cuales muestran el compromiso con la ciudad y la comunidad al llevar a cabo este proceso.

Bus de Transmilenio chatarrizado listo para ser transformado

El proceso de chatarrización comenzará a mediados del mes junio de 2019 y se extenderá por aproximadamente un año. La desintegración física de vehículos, también conocida como chatarrización, consiste en la destrucción de todos los elementos y componentes del automotor por parte de la entidad desintegradora, el Ministerio de Transporte y la Secretaría Distrital de Movilidad.

El proceso propio de chatarrización de un vehículo no tarda más de una semana cumpliendo con los requisitos para realizar el mismo. No obstante, por la cantidad de vehículos a desintegrar, esto puede durar hasta un par de semanas.

Para TRANSMILENIO S.A., es de vital importancia realizar un acompañamiento al proceso de chatarrización, dadas las características de esta flota y por la importancia que tuvo para el servicio que prestó a los bogotanos durante 19 años.


Número de visitas a esta página 38321
Fecha de publicación 15/06/2019
Última modificación 16/06/2019

Suscríbete a TransMi al Día

¡Recibe las novedades de TransMilenio en tu email con TransMi al Día!

Suscribirme